Desde Sefarad
Anotaciones acerca de Oriente Medio.

Inicio > Historias > ¿Qué será lo próximo?

¿Qué será lo próximo?

Melilla, 12 de Febrero. El embajador de Israel en España, Victor Harel, tiene prevista una visista a la ciudad para pasar el Shabbat, la festividad judía, con la comunidad israelita. Tras conocerse la noticia y con una rapidez digna de admiración, la Comisión Islámica de Melilla da un comunicado de prensa en el que expone que la visita del embajador es una "provocación judía" para hacer crecer la crispación en la ciudad. Inmediatamente después, el alcalde de la ciudad, Imbroda, afirma que no se reunirá con el embajador por cuestiones de "agenda" y porque cree que no es el momento "oportuno".

Melilla, 13 de Febrero. El embajador suspende su viaje a la ciudad por motivos de "seguridad".

Estaría bien que analizásemos los hechos. En primer lugar observemos como la CIM tacha la futura visita de "provocación". ¿Provocación de qué? ¿Acaso no saben que el Sr. Harel forma parte legal del cuerpo diplomático acreditado en nuestro país? ¿No conocen que en España, a diferencia de los países teócraticos que tanto defienden, existe la libertad de movimiento? Lo curioso es que la CIM ya ha sido la triste protagonista del colmo del fanatismo islámico en Melilla. No estaría mal recordar aquella propuesta de separar a los hombres y a las mujeres en la piscina municipal que propuso el partido político de corte musulmán Coalición por Melilla (CpM), cuyo presidente forma parte del consejo de la CIM. También convendría recordar las profanaciones de varias tumbas en el cementerio judío de la ciudad por parte de un grupo radical de la CIM. Todavía se espera una condena por parte de la asociación. Como no, merece la pena destacar los continuos ataques que sufren las sinagogas judías de Melilla por parte de grupos cercanos a la Asociación Islámica Badr, grupo que forma parte de... sí, la CIM. A esto añadámosle manifestaciones públicas contra el gobierno israelí, gritos y pintadas de "judíos no", movilizaciones frente a sinagogas y negocios judíos... ¡Y después hablan de "crispación judía"!. Já.

Respecto a la actitud del alcalde, Federico Jiménez Losantos dedica unas palabras:
Pero Imbroda [el alcalde] se ha apresurado a obedecer a los musulmanes melillenses y, tras negarse a cualquier entrevista con el embajador israelí “por problemas de agenda”, ha dicho que su visita era “inoportuna”. Por lo visto, es mucho más oportuno el ejercicio de la coacción al mejor estilo batasuno o filoetarra, como han hecho esos musulmanes. Pero como la cobardía suele adornarse de cursilería, Imbroda ha creído oportuno justificar su rechazo a las declaraciones del embajador que ha comparado, con toda razón, la valla que separa a Melilla de Marruecos con la que proyecta levantar Israel para defenderse de los terroristas palestinos y musulmanes. “Estamos en España -ha dicho- y a esta ciudad puede venir cualquiera que tenga los permisos y papeles adecuados.” “Tenemos una sociedad que es un caleidoscopio de matices y esos matices hay que verlos”. Por lo visto, entre los permisos adecuados está el de los musulmanes si la visita es de un judío. Por lo visto, entre los “matices”, no está el respeto a la ley y a la libertad de los judíos. Sucede, sin embargo, que hace siglos que los judíos viven en Melilla bajo soberanía española y, según el propio Imbroda, “la comunidad judía es ejemplar en lo social, en lo cultural y en la convivencia; y no olvidemos que son judíos españoles como los musulmanes son musulmanes españoles. No olvidemos eso nunca”. Él sí lo ha olvidado. Los musulmanes que han atacado al embajador israelí no han actuado como españoles, sino como musulmanes, entre marroquíes y palestinos. Y los judíos melillenses no han sido tratados por Imbroda como españoles con los mismos derechos que los demás, sino como ciudadanos de segunda, a expensas de los permisos de los musulmanes.

Mucha razón tiene.

En cuanto al embajador, poco hay que decir. Una actitud cobarde que ha demostrado cancelando su visita la ciudad. No puedo concebir la sensatez de la decisión de que un miembro del cuerpo diplomático israelí se baje los pantalones ante este tipo de ataques a las libertades. Si empezamos así, no quiero imaginarme qué será lo próximo.

2004-02-15 a las 01:00 | jcohen | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jcohen.blogalia.com//trackbacks/15800

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.139.56 (b5a42d2483)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?





  

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos


Blogalia

Blogalia


© 2002 jcohen